Comunidades sonsonatecas denuncian afectaciones por proyecto urbanístico

Los denunciantes afirman que la construcción además afecta un sitio arqueológico conocido como Tacuxcalco, por lo que pidieron la intervención de la Secretaría de Cultura de la Presidencia.

Foro del Agua

Recientemente, la Mesa por la Sustentabilidad de los Territorios del Foro del Agua de Sonsonate, interpusieron un aviso en el Juzgado Ambiental de Santa Ana, denunciando las afectaciones de alrededor de 2mil personas por el proyecto urbanístico “Acrópolis Sonsonate” el cual está a cargo de la empresa constructora Salazar Romero.

Las y los representantes del Foro del Agua comentan que dicha urbanización pretende construir alrededor de 726 viviendas y un centro comercial, esto afectaría alrededor de once comunidades y su principal fuente de agua “río Ceniza”, debido a que las aguas residuales de la urbanización se verterían en ese cauce.

Además, aseguran que han solicitado a la alcaldía municipal de Nahuilingo los permisos y estudios de impacto ambiental de esa construcción los cuales hasta el momento no se les han presentado; comentaron además que esta construcción vendría a perjudicar la permeabilidad del suelo en toda la zona, lo cual generaría crecientes en el río y afectaría a las viviendas ubicadas a la orilla del río Ceniza.

Es por ello que la Mesa por la Sustentabilidad de los Territorios de Sonsonate denuncia ante la opinión pública y medios de comunicación la violación de los derechos de la población del municipio de Nahuilingo, Sonsonate.

Arnulfo Ramos, del Pescadito de Oro, afirmó que la compañía constructora ha sido subcontratada por la empresa Salazar Romero, y les preocupa la desatención de los alcaldes de Nahulingo Miguel Antonio Mejía y de Sonsonate Roberto Aquino por negar información y negarse a trabajar de forma consultiva con las comunidades.

“Denunciamos estas arbitrariedades de estos alcaldes, solo queremos que no atenten contra nuestra agua y le hacemos un llamado también, para que el presidente de la República Salvador Sánchez Cerén intervenga en el tema del patrimonio cultural que están destruyendo, porque ahí hubo un asentamiento y merece ser tratado como tesoro nacional e histórico. Y queremos que el juzgado ambiental aplique la ley de medioambiente y penal, y proteja a la población de las comunidades”, sostuvo Ramos.

Los denunciantes afirman que la construcción además afecta un sitio arqueológico conocido como Tacuxcalco, por lo que pidieron la intervención de la Secretaría de Cultura de la Presidencia. Román Cartagena, residente en la comunidad La Vega, afirmó que la preocupación de los pobladores es por el patrimonio ancestral que está siendo eliminado en la zona de la urbanización.

“Pedimos a la Secretaría de Cultura de la Presidencia su presencia en el lugar donde se está haciendo la construcción, porque afecta un sitio histórico conocido como Tacuxcalco, que fue un asentamiento grande del pueblo Nahua-Pipil. Sentimos que, con esta construcción, por así decirlo, está borrando nuestra cultura… el legado histórico y no puede ser, que no respeten los derechos humanos de los pueblos indígenas, de nuestro derecho al agua y de nuestro derecho a conservar el medioambiente. Somos más de dos mil personas que seremos afectadas por la contaminación de aguas negras que lanzarán al río Ceniza”, manifestó.

Dejar un Comentario