Dirección de Arqueología continúa investigación sobre paleopatologías prehispánicas

Los rayos X son de gran ayuda para evitar cortes en los huesos o dañar los tejidos.

cultura

Al estudio de las enfermedades en poblaciones antiguas, las cuales son preservadas en los restos óseos o de tejidos blandos, se le llama paleopatología y es el tema de interés de la arqueóloga Rocío Herrera de la Dirección de Arqueología del Ministerio de Cultura.

“Queremos usar las radiografías para ver si los huesos presentan diferencias en el crecimiento, un estrés, porque cuando la persona o individuo está enfermo surge un tipo de estrés que se refleja en el hueso, no hay crecimiento normal”, explicó Herrera, quien llevó —el 20 de julio de 2018— una olla fragmentada y llena de tierra al Hospital de Diagnóstico para que le realizaran rayos X.

Con la radiografía se buscaba poder determinar la presencia de restos óseos dentro de la vasija, la cual fue encontrada en sitio arqueológico Nuevo Lourdes Poniente, en Colón, La Libertad, junto a otras piezas arqueológicas en 2013.

“La tierra es bastante densa y se dificulta atravesarla con los rayos X; si logramos penetrar podremos ver fragmentos de hueso, porque es lo que hemos visto en otras pruebas con ollas más pequeñas”, explicó el Dr. Rodrigo Brito, del Hospital de Diagnóstico, quien agregó que el centro médico siempre ha tratado de colaborar con el avance científico y cultural del país.

La técnica ha sido utilizada antes para saber si existen restos óseos dentro de la vasija y la posición que tienen. Los rayos X son de gran ayuda para evitar cortes en los huesos o dañar los tejidos, sin embargo, si es necesario utilizar procesos destructivos para estudiar de manera microscópica, se hace con base a cortes laminares o sumamente delgados, para conocer la estructura interna. En este caso, el procedimiento que se llevará a cabo después de las radiografías será la microexcavación de la pieza, ya que los resultados de la radiografía no fueron concluyentes para determinar si existen o existieron restos óseos en la vasija.

“La imagen no es concreta de una forma de hueso en específico, pero sí se logran ver siluetas con aire y densidades que podrían ser de pliegues que se formaron de la tierra. Hay unas líneas que llaman la atención, pero habría que compararlo con otros restos para así asociarlo”, explicó la radióloga Berta Santamaría.

Continuar con la investigación vale la pena, ya que los estudios realizados en la temporada 2015 sobre paleopatologías en restos óseos prehispánicos produjeron resultados: “La mayoría de las enfermedades que se han logrado observar en los retos arqueológicos estudiados son patologías bucales, como cálculos dentarios o sarro; enfermedades periodontales y caries; y, en uno de los casos, se tiene posible anemia que se pudo reflejar en la parte superior del cráneo”, dijo Herrera.

Con el proyecto, se busca hacer un registro de enfermedades individuales para crear una base de datos que a largo plazo pueda dar una visión general de la salud de los grupos prehispánicos de El Salvador y esto será posible si dicho abordaje se da a través del análisis de los restos esqueléticos y si se cuenta con las condiciones necesarias para la identificación, registro, rescate y posterior análisis de los restos, concluyó la arqueóloga Herrera.

Fuente: Ministerio de Cultura

Dejar un Comentario