“La Asamblea de los ignorantes”

La  Asamblea Legislativa sigue malgastando dinero público.

San Salvador, 13 de febrero de 2015  El padre José María Tojeira, en una entrevista con periodistas de Diario1, habló sobre la beatificación de Moseñor Romero. Foto D1: Nelson Dueñas

José M. Tojeira

Publicado por el CoLatino

La Asamblea Legislativa sigue malgastando dinero público. Ahora necesita gastar en campos pagados, dado la poca cobertura que se le ofrece a sus opiniones. Y no es para menos. En el comunicado en contra de la orden de busca y captura de implicados en el caso jesuitas publicado recientemente, los diputados, en su mayoría, se dan el lujo de decirle a la Corte Suprema lo que “debe” hacer, rompiendo la independencia de poderes. Probablemente no saben bien lo que significa el verbo deber, de tantas veces que incumplen con sus deberes dándose buenos salarios a sí mismos y olvidando las necesidades de los pobres. Y si además leemos la primera propuesta de pronunciamiento, hecha por el diputado Gallegos, la seguridad de que hay un buen atajo de ignorantes en la Asamblea se vuelve evidencia. La falta de sintaxis del diputado es rotunda, así como alguna que otra falta de concordancia entre palabras, como el uso de “este honorable Asamblea” en su texto, ignorando, no sé si por machismo, que la Asamblea pertenece como palabra al género femenino. Para tener 35 empleados pagados con salario público podría al menos dar trabajo a algún licenciado en letras que le revisara sus farragosos textos.

Pero volviendo al documento oficial y dejando de lado la inspiración del diputado Gallegos, es necesario comentar algunas cosas. El pronunciamiento insiste en la no extradición “para mantener el orden, el Estado de Derecho y la soberanía de la República de El Salvador” (n° VII del pronunciamiento). Lo de mantener el orden, para empezar, suena a amenaza. Ya algunos bárbaros dispararon en algún momento contra la Embajada Española en este contexto. ¿Querrán decir los honorables diputados que hay peligro de más disparos si se sigue con la extradición?. ¿o solamente que dañan el orden quienes piden la extradición? Cuando un poder de la república habla es importante que no diga vaguedades. Qué quiere decir ese mantener el orden es necesario aclararlo, cuando la tradición de mantener el orden en nuestro país ha pasado tantas veces por el abuso autoritario y el exceso de fuerza.

En segundo lugar la alusión al Estado de Derecho es importante. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó el 22 de Diciembre de 1999 al Estado Salvadoreño, con respecto al caso jesuitas, “realizar una investigación completa, imparcial y efectiva, de manera expedita, conforme a estándares internacionales, a fin de identificar, juzgar y sancionar a todos los autores materiales e intelectuales de las violaciones encontradas, sin perjuicio de la amnistía decretada”. Es probable que los diputados e incluso la Fiscalía o el Sistema Judicial quieran ignorar esta recomendación de la CIDH, pero eso no les disculpa. Ningún funcionario puede ignorar un tratado internacional que exige poner los mejores esfuerzos para cumplir las recomendaciones de la CIDH. Y la recomendación, aunque se le entrega al Ejecutivo, obliga a todos los poderes del Estado a colaborar. En otras palabras, que los honorables diputados son los primeros en golpear el Estado de Derecho, al oponerse a una recomendación de la CIDH. Muy buenos para vivir a costa de la patria y repartir trabajos a sus parientes y amigos inútiles, pero muy vivos para mirar a otro lado cuando incumplen un tratado internacional.

Y finalmente, la guinda del pastel de este pronunciamiento es la invocación a la soberanía nacional. Es difícil saber si los diputados, al menos los firmantes del pronunciamiento, se han dado cuenta de que la soberanía está en el pueblo. Y que el Estado, del que ellos forman parte como poder formal, está al servicio de ese pueblo presente en todas y cada una de la personas que lo forman. Estar al servicio de las personas y proteger la impunidad, el asesinato y los crímenes de lesa humanidad no parece la mejor fórmula de soberanía. Por eso cuando los diputados hablan de soberanía nacional es difícil entenderles. Por otra parte defender la soberanía nacional es una de las funciones constitucionales de la Fuerza Armada (Art. 212). ¿Tendrá el presidente, siempre según el criterio de los diputados firmantes, que pedir a la Fuerza Armada que defienda la soberanía frente al juez Eloy Velázquez? La pregunta puede parecer ridícula, pero el uso de la soberanía nacional por estos diputados firmantes es más ridículo todavía y lleva a preguntarse qué entienden por soberanía. Máxime sabiendo que muchos tratados internacionales, desde los relativos a derechos humanos hasta los TLC, suponen una cesión de la soberanía. Una cosa es la interpretación de un tratado internacional y de la legislación que lo justifica, y otra es acudir a la soberanía nacional y su protección cuando no se está de acuerdo con un procedimiento legal interno. El problema grave es este tipo de diputados que confunden las cosas tan fácilmente. Siempre dispuestos a defender la patria mientras la misma signifique llenarse de dinero y privilegios el bolsillo.

En lo único que tienen plena razón los firmantes es en exigir rapidez en el proceso de exhibición personal de los hoy detenidos, que desde hace ya demasiado tiempo presentaron un recurso de “habeas corpus”. Pero una vez más los diputados ignorantes se olvidan de su propia responsabilidad y de que tienen en la mano la capacidad de acelerar el lento, y a veces voluntaria y arbitrariamente perezoso, sistema judicial. En efecto, el artículo 17 de la Constitución dice textualmente que “habrá lugar a la indemnización por retardación de justicia. La ley establecerá la responsabilidad directa del funcionario y subsidiariamente la del Estado”. A pesar de la que la Constitución es de 1983, los diputados o la ignoran, o han decidido ignorarla al menos en ese artículo. O en otras palabras más técnicas, la siguen violando por omisión sistemáticamente. Si no fueran violadores de la Constitución y hubieran redactado la ley de indemnizaciones por retardo judicial, las instancias correspondientes de las diversas Salas y juzgados se hubieran apresurado mucho más para evitar la indemnización que en principio deben dar a los militares detenidos. Violar la Constitución, aunque sea por omisión, es una manera de violar los derechos de las personas que dicha norma consigna. ¿Se estará violando aquí de nuevo la soberanía nacional al violar los derechos del pueblo soberano? No lo creo, pero si siguiéramos el modo de argumentar sobre la soberanía que hacen los diputados, tendríamos que pedir a los militares que nos defendieran de ellos. Es evidente que el uso grandilocuente e ignorante de las palabras, típico de nuestros diputados, lleva a poder sacar las conclusiones más caprichosas. Esperemos que en la medida que mejore la educación en el país (“El Salvador Educado” es un proyecto tan ambicioso como necesario), se vaya limpiando la Asamblea Legislativa de la ignorancia y la escoria acumulada.

Dejar un Comentario