Unidos para proteger a Tacuscalco

De acuerdo al arqueólogo de Secultura Tacuscalco, al estar declarado como Bien Cultural, está protegido por la Ley Especial de Patrimonio.

basija

Una comitiva integrada por diversas organizaciones protectoras del medioambiente, comunidades indígenas, funcionarios de la Secretaría de Cultura y del grupo parlamentario del FMLN entregaron, recientemente, una pieza de correspondencia a la honorable Asamblea Legislativa, para pedirle que se pronuncie y reclame al fiscal general de la República su inmediata intervención en el caso de la construcción de la urbanización Las Victorias, Sonsonate.

“Esta es una urbanización que se está construyendo de manera ilegal en el sitio arqueológico de Tacuscalco, que ya hace muchos años fue declarado patrimonio cultural, por lo tanto, está prohibido todo tipo de intervención y dañar ese patrimonio histórico”, expuso la diputada Lorena Peña.

La parlamentaria hizo énfasis en que la municipalidad de Nahulingo otorgó los permisos para construir allí, acreditándose atribuciones que no le competen, porque quienes debería otorgarlos son la Secretaría de Cultura de la Presidencia y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Asimismo, expuso su preocupación por que la construcción continúa y daña los intereses de las comunidades, donde más de dos mil personas saldrían afectadas directamente, así como de todo el país, porque se destruye el patrimonio cultural.

La diputada Peña acentuó su preocupación de que en Semana Santa se acelere la construcción, cuando hay una resolución de orden de paro.

El sitio arqueológico Tacuscalco Los Cerritos —ubicado en el municipio de Nahulingo, Sonsonate, fue declarado Bien Cultural mediante acuerdo ejecutivo en 1997, y es uno de los más importantes de nuestro país, ya que hay evidencia de ocupación continua a través de más de dos mil años, desde 1500 a. C. hasta 1524 d. C.

En la actualidad, el proyecto Urbanización Las Victorias (Acrópoli Sonsonate), de la empresa Fénix S. A. de C. V.,   construye en un área adyacente al centro cívico-ceremonial del sitio.

“Nosotros trabajamos conforme a lo que nos dicta la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador (LEPPCES). Estamos comprometidos con la preservación de nuestros sitios arqueológicos y de nuestro patrimonio en general, y estamos aquí presentando esta pieza de correspondencia para proteger a Tacuscalco y solicitar a la Fiscalía General de la República su pronta intervención”, dijo la secretaria de Cultura, Silvia Elena Regalado.

Según fuentes y documentos históricos, como el Lienzo de Tlaxcala y las cartas de relación de Pedro de Alvarado, en Tacuscalco se llevó a cabo la segunda batalla que los conquistadores españoles, junto a indígenas aliados, libraron contra los habitantes del lugar en 1524.

De acuerdo a Hugo Díaz, jefe del Departamento de Arqueología de Secultura, el proyecto se monitorea desde el primero de septiembre del año pasado,  cuando  la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural recibió una denuncia por daños al patrimonio arqueológico de parte de la constructora Inversiones e Inmobiliaria Fénix S. A. de C.V., la cual desarrolla el proyecto Urbanización Las Victorias (Acrópoli Sonsonate) en un área adyacente al centro cívico–ceremonial del sitio arqueológico Tacuscalco.

A raíz de la denuncia, el arqueólogo expuso que de inmediato inspeccionaron el terreno y constataron la presencia de material cultural prehispánico destruido: Fragmentos de cerámica, obsidiana y lítica, evidencia de la alta presencia de estratos culturales que salieron a la superficie debido a las obras de terracería realizadas por la empresa constructora, la cual no contaba con los permisos establecidos en la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador.

Ante la falta de permisos de Secultura y la evidente destrucción del patrimonio arqueológico, se puso paro de obra al proyecto y se ordenó un estudio arqueológico, el cual fue realizado entre el 13 de septiembre y el 12 de octubre de 2017, en el cual se determinó que los límites culturales de Tacuscalco se extienden a los inmuebles intervenidos por la constructora Fénix S.A. de C.V.

Posteriormente, la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural, con base en la LEPPCES y en el informe técnico de los arqueólogos independientes, emitió una resolución con medidas de protección en un segmento del terreno en el que se desarrolla el proyecto habitacional, que según Díaz la empresa no ha respetado hasta el momento: “No se han detenido a pesar de que tiene dos resoluciones de paro de obra, una con fecha 18 de diciembre de 2017 y la otra a finales de enero de 2018”.

Dichas medidas no permiten las construcciones, incluyendo lotificaciones, parcelaciones, urbanizaciones, caminos, calles, antenas de transmisión, hoyos o pozos, arado con maquinaria pesada y cualquier otra intervención de suelos que no haya sido aprobada y supervisada por la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural de Secultura.

De acuerdo al arqueólogo de Secultura Tacuscalco, al estar declarado como Bien Cultural, está protegido por la Ley Especial de Patrimonio, que en su artículo 8 señala: “Los planes de desarrollo urbanos y rurales, los de obras públicas en general y los de construcciones restauraciones privadas que de un modo u otro se relacionen con un bien cultural inmueble serán sometidos por la entidad responsable de la obra a la autorización previa del Ministerio a través de sus respectivas dependencias”.

 

El terreno en el cual se está construyendo es adyacente al área declarada y es parte del sitio arqueológico Tacuscalco al estar dentro de sus límites culturales, tal como lo han demostrado los estudios arqueológicos.

La pieza de correspondencia fue presentada por Lorena Peña, vicepresidenta de la Asamblea Legislativa y diputada del grupo parlamentario del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN); Silvia Elena Regalado, secretaria de Cultura, y representantes de la Mesa para la Sustentabilidad de los Territorios de Sonsonate y la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES).

Dejar un Comentario